Queso Brie

El queso brie recibe su nombre gracias a la región francesa donde se elabora, La Brie

Características del queso brie

El queso brie es uno de los quesos franceses más conocidos. Y es que en Francia podemos encontrar más de 100 variedades diferentes de queso, siendo el brie considerado como el “Rey de los quesos”.

Este queso pertenece a la familia de los llamados quesos de pasta blanda y puede comerse hasta con la corteza. Esta, de color blanco hasta amarillo claro y muy fina, se caracteriza por tener una textura aterciopelada y estar ligeramente enmohecida.

La manera tradicional de elaborar este tipo de quesos es utilizando leche cruda de vaca, aunque en la actualidad se suele preparar con leche pasteurizada principalmente. Se puede encontrar diferentes sabores según su método de elaboración. En algunos se pueden distinguir toques a nueces, a champiñón fresco o a flores, pero generalmente destaca por un sabor suave, que se hace más intenso conforme aumenta el tiempo de maduración. Su olor destaca por tener toques a amoniaco.

Se trata de un queso muy cremoso, que puedes encontrar tanto en cuñas como en forma de rueda. Algunas marcas como Président, la número 1 en Francia, también lo comercializan en formato crema, perfecto para untar.

Aunque lo puedes encontrar durante todo el año, la época perfecta para consumir queso brie es de abril a septiembre, mientras que durante los días de Navidad, puedes encontrar variedades a las que se les añade trufa, aportándoles un toque muy original.

Para elaborar una rueda de un kilo de queso brie necesitamos más de 8 litros de leche, previamente fermentada durante 16 horas en una cuba.

Después, manualmente, el queso se va formando con la ayuda de una pala brie logrando finas capas de brie.

La temperatura es muy importante durante todo este proceso ya que se tiene que mantener durante 4 horas a una temperatura de 33 grados e ir bajándola poco a poco hasta los 19 grados.

Para finalizar, se tiene que salar el queso durante su periodo de maduración. Este proceso será llevado a cabo por las manos expertas de un maestro afinador que se encargará de voltear cada ruda de manera artesanal y vigilarla hasta que el proceso de maduración finaliza, en la octava semana.

 

Origen del queso brie

El queso brie proviene de la región francesa de La Brie, al este de París, de la cual recibe su nombre.

Existen varias leyendas sobre el origen del queso brie y su posterior fama.

Se dice que su origen se produjo ya en el siglo XII remontándose a la Edad Media y que Carlomagno se enamoró de él cuando fue obsequiado con este queso por los monjes franceses en un viaje a París tras la conquista de Lombardía.

También cuentan que, tras el Tratado de Viena en 1815 después de la batalla de Waterloo, se realizó un concurso de quesos para elegir el mejor de todos ellos, siendo el Brie el ganador y recibiendo ya su título de “Rey de los quesos”.

 

Diferencias entre el queso brie y el queso camembert

Otro de los quesos franceses más famosos es el queso camembert y muchas veces la gente suele confundirlos ya que ambos quesos son quesos de pasta blanda y físicamente su aspecto es muy similar.

Pero, aunque puedan ser muy parecidos, podemos diferenciar estas dos variedades de quesos de muchas maneras.

Elaboración: a la hora de elaborar el queso brie y el queso camembert podemos destacar un gran cambio. Mientras que el brie se elabora con crema, el camembert no, por lo que el primero contiene más materia grasa (un 60%) respecto al segundo (con un 45% de materia grasa). Además, mientras que el brie no necesita tanto tiempo de maduración y puede consumirse al momento, el camembert necesita un mínimo de 3 semanas.

Tamaño: y es que, aunque puede ser sutil, el queso brie pesa más que el queso camembert que tiene un peso de 250 gramos y 12 cm de grosor. Además, el queso brie puede presentarse tanto en cuñas como en ruedas completas.

Consumo: a la hora de cortar un queso brie, podemos apreciar que su color es más blanco respecto al amarillo claro que tiene el queso camembert. Y es que no solo se diferencian físicamente, sino que el queso brie, como bien hemos comentado anteriormente, tiene un ligero aroma a amoniaco y sabe a mantequilla salada mientras que el camembert resulta más afrutado y complejo. Aunque para el corte de ambos, se recomienda una lira ya que su textura puede entorpecer el corte perfecto. 

 

Algunas sugerencias de presentación

El queso brie es uno de los quesos más versátiles a la hora de consumirlo. Y es que se puede comer en frío, en caliente, con corteza o sin ella, en un delicioso postre o también empanado, logrando el aperitivo perfecto o el mejor compañero para tus platos.  Y es que hay muchas formas de comer queso brie.

Si lo que buscas es un buen maridaje, te proponemos un vino tinto con toques afrutados que realce todo su sabor.

Queso Brie
4.6 (91.67%) 12 votos

Datos:

Queso Brie

País de origen

Francia

Leche

Leche cruda de vaca

Tipo

Pasta blanda

Textura

Cremosa y delicada

Sabor

Sabores lácticos delicados

Aroma

Aromas leves de amoniaco

Información Nutricional:

Queso Brie

Calorías

402

Grasas totales

33 g

Proteínas

25 g

Lactosa

0,30 g

Calcio

752 mg