Vino blanco y queso, ¡aprende a maridarlos!

Maridar un buen queso con un buen vino es uno de los mayores placeres gastronómicos que existen. El vino, en muchas ocasiones, potencia el sabor del queso acompañando a tu paladar a una experiencia llena de sensaciones.

Pruébalo en cenas con amigos, aperitivos u ocasiones especiales.

¿Sabes qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un vino para un queso?

  •         El sabor del queso nunca tiene que ser mayor que el del vino, es decir por ejemplo un cabrales habrá que combinarlo con un vino con mucho cuerpo y sabor.
  •         Siempre debemos de saber con qué tipo de leche está hecho el queso.

·         Su tiempo de maduración.

Algunos consejos a tener en cuenta a la hora de elegir el vino para el queso son:

  •         Elige vinos y quesos que se elaboren en la misma región.
  •         A mayor crianza del vino, mayor curación del queso.
  •         Lo mejor para los quesos blandos son los vinos espumosos ya que potencian el sabor y limpian la boca del exceso de grasa.

Para estos maridajes, el mayor olvidado es siempre el vino blanco. La idea que se le viene a la cabeza a todo el mundo es un buen vino tinto con un trozo de queso, pero no siempre es la mejor opción. Existen quesos que maridan mejor con el vino blanco y su combinación es mucho más placentera.