7 usos (maravillosos) del queso rallado

Existen diferentes variedades de queso ya rallado que se comercializan habitualmente.

Si eres de los que disfruta con un buen plato de pasta con queso rallado o una pizza casera, aquí puedes aprender qué variedad es mejor según el plato.  

Lo primero que debemos hacer es diferenciar los tipos de quesos que pueden rallarse y según sus sabores o texturas una vez utilizados, con qué recetas podemos utilizarlos.

Queso rallado Emmental Président con pack de producto y tabla de madera.

Emmental

El queso emmental es un queso suizo elaborado exclusivamente con leche de vaca. Se reconoce fácilmente por sus característicos agujeros.

En Président podemos encontrar desde cuñas de emmental, a queso rallado o crema para untar.

Es un queso de consistencia semi-dura, lo que lo hace idóneo para rallar. Es muy sabroso, suave.

Mozzarella

La mozzarella es un queso italiano elaborado con leche de búfala. Es perfecto para consumirlo fresco en una deliciosa ensalada caprese, pero también es idóneo a la hora de fundir, por lo que es un gran aliado de cualquiera de nuestras recetas italianas cuando lo rallamos.

Como la marca italiana número 1 en Italia, no es de extrañar que Galbani tenga entre sus productos mozzarella rallada, con la que conseguirás preparar las mejores pizzas y pastas caseras. Tiene un extracto más seco, perfecto para los platos calientes.

Parmesano

Continuando con los quesos italianos, el queso parmesano es uno de los quesos más conocidos.

Es un queso de pasta dura, lo cual lo hace perfecto para rallar. Tiene una textura seca que lo hace ideal para servirlo en frío, aunque también puedes utilizarlo en la elaboración de salsas o condimentar sopas.

El Parmigiano Reggiano tiene su propia DOP (Denominación de Origen Protegida) y a la hora de servirlo rallado conseguirá dar el toque más exquisito a tus platos de pasta, tanto en frío como gratinado, aportando unas notas picantes y toques de frutos secos.

El Grana Padano

El queso Grana Padano es fácilmente confundible con el Parmigiano Reggiano. También es de origen italiano y tiene su propia DOP.

Es un queso aromático, con un sabor muy marcado, afinado, pero no picante, que se utiliza en frío sobre los platos de pasta.

Cheddar

El queso cheddar es de origen inglés y es fácilmente reconocible por su característico color naranja, propio de los colorantes añadidos y de toques de pimentón.

El queso cheddar rallado es perfecto a la hora de fundir, y es muy común para utilizarlo a la hora de preparar platos mexicanos, como los nachos.

Edam

El queso Edam es uno de los quesos más populares. Es un queso fabricado con leche de vaca pasteurizada y con un sabor peculiar entre el dulce y el salado.

Se funde muy fácilmente por lo que es perfecto para elaborar pizza, lasañas o gratinar platos de pasta.

Gouda

Elaborado con leche de vaca, el queso gouda es de origen neerlandés con toques salados.

El queso rallado gouda es perfecto para gratinar, por lo que será indispensable a la hora de preparar un delicioso plato de pasta, quiches…

4 quesos

Hoy en día podemos encontrar varias marcas de queso que nos presentan formatos de 4 quesos rallados. Si quieres la mezcla perfecta de varios de los quesos que hemos visto anteriormente, Président nos ofrece una con queso cheddar, mozzarella, emmental y semicurado que puede fundirse y gratinar sobre nuestras recetas, aportándoles un toque extra de sabor.

Plato de pasta con queso rallado

7 usos (maravillosos) del queso rallado
Puntua este artículo