Razones para saborear

un clásico: Pan con queso

La cata del pan con queso es algo que tenemos tan arraigado que muchas veces no entramos a considerar los sutiles matices que encontramos cuando jugamos a casar diferentes variedades.

Queso camembert con pan tostado

Unir pan con queso en nuestros aperitivos y comidas del día a día no es nuevo, pero se está convirtiendo en una tendencia al alza. Cada día experimenta más gente con ella. Y tú, ¿ya la has disfrutado?

De hecho, ya hay tiendas que se están especializando en ofrecer únicamente estos dos productos de forma artesanal.

Pan con queso: ¿Cómo elegir?

Hay muchas formas de degustar esta combinación. Por suerte, si necesitamos inspiración, hay muchas webs o aplicaciones de recetas que nos pueden servir como fuente. Tasty es un ejemplo de ello.

Dos tostas en una tabla, una de ellas con queso y crema président

Pero más allá de eso tenemos la posibilidad de elegir, jugar y probar con diferentes mezclas. En una pequeña selección merece la pena señalar estos tipos de pan:

  • Picos: este tipo de pan tostado es perfecto para un picoteo igual. Es un auténtico placer poder hundir en un queso cremoso un pico.
  • Hogaza: el pan de Don Quijote, se caracteriza por ser de tamaño grande y porque se conserva bastante bien. De corteza dura y seca gracias a su tamaño tiene mucha miga. Da mucho juego para desayunos o tostas de brie o camembert, por ejemplo.
  • Barra: ideal para canapés, además, en estos casos podemos acompañar el queso con otros alimentos.
  • Mollete: este tradicional pan andaluz, en la idea de un desayuno mediterráneo podemos incorporar a este pan un chorrito de aceite y un queso fresco con tomate. Un tópico del que sentirse muy orgulloso.
  • Pan de centeno o también llamado pan negro: tiene cierta amargura que se suele compensar utilizando en su elaboración cilantro o canela. Este pan además de contener mucha fibra tiene una estructura más densa, con una miga compacta en la que puede reposar perfectamente un buen queso curado.
  • Pan con cereales: el toque que le aportan los cereales permite introducir nuevos sabores. Además, sea integral o no es más saludable que el pan blanco al aportar más fibra, vitaminas y sales minerales. Parece oportuno entonces acompañar nuestro matrimonio de pan con queso con un tierno que complemente y no tape el sabor.
  • Pan de pipas o frutos secos: seguimos en una línea saludable que nos aporta una mezcla más rica en sabores. Con este tipo de pan podemos optar por un queso semicurado que nos aporte textura y encaje con la sequedad de las pipas.
  • Tostas: estos panes tostados son perfectos, junto con los picos para acompañar una buena tabla de quesos ya que facilita poder comerlo en cualquier sitio, ya sea en un cóctel o sentados a una mesa nos permite disfrutar en pequeños bocados de nuestros quesos preferidos.
Razones para saborear un clásico: pan con queso
Puntua este artículo