No te cortes: ¡a cada queso

su cuchillo!

Son muchas y variadas las normas para cortar el queso correctamente, pero una de las más importantes es utilizar el cuchillo adecuado para cada tipo de queso. Existen diversos cuchillos para quesos según su tipo. Cuando los descubras todos, no te dejarán

¿Cuántos tipos de cuchillos para queso existen?

En general, puedes encontrar dos grandes tipo de cuchillos para queso: cuchillos especializados en quesos blandos o semiduros, como son el cuchillo de hoja perforada o la lira y cuchillos para quesos duros, entre los que encontramos el cuchillo de dos mangos o el punzón. Cada uno ellos, hace que aprovechemos cada pieza de queso al máximo sacándole todo su potencial.

El cuchillo con agujeros en el centro

Es el cuchillo estrella de los quesos blandos y semi-duros, ya que está pensado para ejercer una menor resistencia al cortar el queso. De modo que el corte quede perfectamente limpio y uniforme. Es muy común encontrar en estos cuchillos un pequeño pincho en la punta que nos ayudará a servirlo cómodamente. Además, gracias a su hoja perforada no se te pegará el queso al filo o al menos será mucho más fácil despegarlo.

Cuchillo con agujeros
La lira

Este curioso instrumento es especial para quesos blandos, cremosos o con textura frágil como pueden ser el Rorquefort, el Brie o el Camembert. No es muy común encontrarlo en una casa, pero si te haces con una y la pruebas no volverás a usar otro instrumento con este tipo de quesos, ya que permite cortarlos limpiamente y esto no es tarea fácil.

Cuchillo Lira para queso

Cuchillo de dos mangos

Se usa para cortar el queso en piezas grandes y requieren una cuchilla muy dura que no se dañe con la dureza del queso. Su diseño de dos mangos permite realizar un corte preciso en grandes ruedas, pero también en piezas más pequeñas. Este tipo de cuchillo está recomendado para quesos semiduros como pueden ser el gruyere o un manchego curado.

Cuchillo de dos mangos para cortar queso y queso gran capitán curado

Punzón

Especial para quesos muy curados, como pueden ser el Parmesano Reggiano o el Grana Padano. La textura de estos quesos hace que sea misión imposible realizar un corte regular, ya que se desgrana en forma de pequeñas “rocas” quieras o no quieras. Utilizando el punzón podrás crear fácilmente esos pequeños trozos irregulares de un sabor exquisito.

Cuchillo punzón para queso

Cada tipo de corte va a aportar unas características de sabor y sobre todo de textura muy diferenciadas, pudiendo descubrir así nuevos matices que aún no conocías de tus quesos favoritos. ¿Ya te has decidido a comprar toda la colección? Sí es así, este último consejo te interesa; aporta un toque de calor al cuchillo que vayas a usar para cortar un trocito de queso, de esta manera lo harás con menor esfuerzo y mejores resultados.

No te cortes: ¡a cada queso su cuchillo!
Puntua este artículo

Artículos relacionados