Conservación de la nata

Existen diferentes trucos para conservar la nata en su estado óptimo, según el tipo que utilicemos a la hora de elaborar nuestros platos.

Muchas de las natas que compramos hoy en día se encuentran sin refrigerar en el supermercado, mientras que con otras nos preocupa romper la cadena de frío en la que se encuentran.

Tipos de natas

Tres recetas diferentes en las que se ha empleado nata en su elaboración. UNa crema, un plato de pasta carbonara y un postre de queso y nata

Nata líquida

Este tipo de nata es la ideal para cocinar. Es el aliado perfecto para acompañar tus platos de pasta, purés, salsas, carnes…

Hoy en día podemos encontrarla con dos texturas diferentes, Nata Cocina ligera que nos aporta todo el sabor de la nata pero con la cantidad justa de materia grasa, y que no resulta muy pesada a la hora de elaborar los platos, y Nata Cocina espesa, consiguiendo un excelente toque de sabor y una textura consistente que le dará el toque perfecto a la elaboración de tus recetas. Es perfecta para hacer salsas más espesas y para añadir rellenos o empanadas, ya que al no tener una textura demasiado líquida, se mantiene mejor.

Este tipo de natas están pensadas para realizar platos salados, ya que será imposible utilizarlas para montar en repostería.

Nata fresca

La nata fresca o agria comparte varias características con los yogures, pues ambos han sido elaborados a partir de microorganismos que ayudan a su fermentación, aportándoles este toque ácido y agrio que les caracteriza.

Se elabora a partir de leche entera y se necesitan un mínimo de 7 litros de leche entera para conseguir producir un litro de nata con un 30% de materia grasa. En Président han desarrollado una receta natural de nata fresca llamada Crème Fraîche Président, que se caracteriza por una textura rica y melosa, dejando tiempo de reposo para que consiga mayor cremosidad.

Nata para montar

La nata para montar es la más utilizada a la hora de elaborar postres o como decoración en ellos. La nata montada se elabora con leche entera y sometida a un tratamiento de UHT para esterilizarla y dejarla lista. Suele estar ya azucarada y se presenta en forma de spray o brik, que al batirla adquiere la textura montada.

Nata para café

En Président vuelven a innovar en formatos, presentándonos su nata para café Président, crema que permite sustituir la leche clásica. Natas ligeras, con un bajo porcentaje de materia grasa.

Cómo conservar la nata

Para conservar la nata con todas sus propiedades y que no se nos pueda estropear, es importante saber que siempre que la hayamos abierto, no debería conservarse en su envase original, siempre y cuando vaya a permanecer abierta más de tres días.

La razón, cuando el envase está abierto se llena de aire y es mucho más fácil que las bacterias se multipliquen. Por eso, es mejor conservar la nata en un recipiente hermético, impidiendo que el aire pueda entrar, y colocándolo en la zona más fría de nuestra nevera.

La nata para montar, es importante conservarla siempre muy fría, de lo contrario no nos montará nuestros deliciosos postres ya que con el calor perderá consistencia.

Este tipo de nata podemos congelarla, aunque no es lo más aconsejable, y siempre que se descongele deberemos hacerlo en la nevera. Debemos tener en cuenta que la textura puede cambiarnos una vez la descongelemos, pero podemos consumirla sin problema. El truco es agitarla para que recupere su forma natural.

Las natas para cocinar, las cuales solemos comprarlas sin refrigerar en el supermercado, no es necesario enfriarlas hasta no estar abiertas. Podemos almacenarlas en cualquier armario de la cocina.

Receta con Nata Cocina Président textura espesa

Conservación de la nata
1 (20%) 1 voto

Artículos relacionados