3 lácteos al día

Bajo el lema “Di que SÍ a al menos 3 lácteos al día”, se pretende recuperar los lácteos como un producto indispensable.

Promoviendo un estilo de vida saludable, Inlac, la organización que representa los intereses de todas las empresas lácteas españolas, ha puesto en marcha una campaña de concienciación para dar la importancia que se merecen a los lácteos en nuestra alimentación diaria, siempre llevando una vida activa y una dieta sana y equilibrada.

El calcio

Productos con calcio y una pizarra

 

El calcio es uno de los nutrientes esenciales en nuestra alimentación, pero a menudo no consumimos la cantidad necesaria que nuestro organismo necesita.

La leche y los productos lácteos, como los quesos, contienen calcio de fácil absorción, mientras que algunos vegetales y cereales, aunque también lo contienen, no logran que nuestro cuerpo los absorba tan fácilmente.

Nuestro organismo necesita diferentes niveles de calcio que pueden variar según varios factores y al no recibir el necesario, puede acarrear diferentes problemas de salud como calambres musculares, insomnio, problemas dentales, problemas de densidad ósea… que, en algunos casos, podrían ser evitados consumiendo 3 lácteos al día.

El deporte y los lácteos.

Leche, queso, fruta, agua y una deportista

 

Si queremos llevar una vida sana, además de cuidar nuestra alimentación, debemos tener una vida activa. Para ello el deporte será esencial en nuestro día a día.

La leche y los productos lácteos pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de realizar una actividad física, ya que nos ayudarán tanto en la hidratación, al contener un 80 por ciento de agua en su composición, como en la alimentación y así conseguir un mayor rendimiento físico.

Además, el alto contenido de proteínas y el contenido moderado de hidratos de carbono que podemos encontrar en este tipo de productos nos ayudará a mantener el ritmo en ejercicios de una alta resistencia y reducir la degradación de proteínas en nuestros músculos, ayudándonos a aumentar y conservar la masa muscular.

Niños y embarazadas

 

Tanto la leche como los productos lácteos forman parte de los alimentos más equilibrados y completos y se sitúan en la base de la pirámide nutricional.

Por esta razón, es muy importante que desde la infancia se cuide la alimentación y así lograr que los más pequeños tengan un crecimiento y desarrollo óptimo.

Es importante saber que cada etapa de crecimiento necesita un consumo diferente de lactosa.

Durante los primeros meses, lo ideal sería alimentar a los bebés con leche materna y pasado el primer trimestre hasta finales del primer año, empezar a introducir alimentos con pequeñas cantidades de lactosa.

Pasados los primeros años, lo más recomendable es consumir de 2 a 3 vasos de leche al día, aumentando hasta en 4 en los adolescentes.

Podemos sustituir ese vaso de leche por otros lácteos que sean igual o más beneficiosos para nuestra salud.

Un vaso de leche de 250 cc equivale a tomar 2 yogures, 1 tarrina de queso fresco (80 g) o 35 g de un queso curado.

Para ayudarnos en la alimentación de los pequeños de la casa, El Ventero, crea Pequesitos, un producto diseñado para los niños que les ayuda, pudiendo ser uno de estos 3 lácteos al día, a alcanzar la cantidad de calcio necesaria de una manera sana, sabrosa y divertida.

Los lácteos también son una gran necesidad para las mujeres embarazadas ya que durante todo el proceso las necesidades de calcio aumentan y aún más en el periodo de lactancia.

Los mayores

 

En lo referente a los productos lácteos y la leche, nuestros mayores necesitan un consumo elevado de este tipo de productos.

Gracias a ellos, consiguen el aporte de proteínas, micronutrientes y energía que necesitan para cuidar de su salud.

Además, las personas con una edad avanzada pueden encontrarse con dificultades a la hora de ingerir según qué tipos de alimentos y gracias a la gran variedad de productos lácteos que podemos encontrar en el mercado, ayudar a cubrir todas sus necesidades.

3 lácteos al día
5 (100%) 1 voto