Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ingredientes

  • 300 g de Mascarpone Galbani
  • 200 g de nata para montar
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita al gusto de vainilla
  • 30 g de harina
  • 2 huevos L

Paso a paso

  1. Comenzamos pesando y preparando los ingredientes. Lo ideal es que todos estén a temperatura ambiente, por lo que podemos sacarlos un rato antes de la nevera. Mezclamos la nata y el queso con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales hasta que se integre bien el mascarpone.
  2. Añadimos el azúcar y la vainilla.
  3.  Incorporamos los dos huevos y volvemos a mezclar bien todos los ingredientes para evitar que queden grumos sin deshacer hasta que consigamos tener una mezcla homogénea.
  4. Para finalizar tamizamos la harina de trigo e incorporamos a la mezcla.
  5. Recuerda que si quieres elaborar esta receta pero sin gluten, puedes sustituir la harina de trigo por harina de maíz: el resultado va a ser exactamente igual de bueno.
  6. Precalentamos el horno a 210º y mientras tanto preparamos el molde que vamos a usar para hornear nuestra tarta de queso. El tamaño del molde perfecto para estas cantidades es de 15 cm. de diámetro y unos 10 cm. de alto. Aunque después de hornear la tarta baja de altura, sube bastante durante el horneado, por lo que necesitamos un molde alto. Mojamos con agua un papel de horno y escurrimos bien. Con ese papel mojado vamos a forrar el molde. Al humedecerlo va a ser más sencillo adaptarlo al molde para forrarlo bien.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos nuestra tarta de queso durante 40-45 minutos con calor arriba y abajo a 210ºC. Para que la tarta quede perfecta es importante que no alarguemos demasiado el tiempo de horneado, 45 minutos serán suficientes para cuajar la tarta pero que nos quede cremosa en el interior.
  8. Lo ideal es hacerla de un día para otro, dejándola reposar en la nevera toda una noche.
  9. Sírvela acompañada con mermelada de fresas o frambuesas, fruta fresca o un delicioso coulis de frambuesa.