Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ingredientes

        Para la base:

        Para la crema:

  • 600 g de Ricotta Galbani
  • 5 cucharadas de azúcar glas
  • 130 ml de Nata Président
  • 500 g de fresas
  • 100 g de chocolate blanco
  • 15 g de gelatina sin sabor
  • Esencia de vainilla

Paso a paso

Para la Base:

A la hora de preparar cualquier receta de tarta de queso tenemos que empezar por preparar la base. Para ello, funde la mantequilla al baño María y con la picadora tritura las galletas hasta hacerlas polvo para después mezclarlas con la mantequilla Président.

Cogemos el molde en el que vayamos a prepararla y lo engrasamos con mantequilla Président (es más sencillo que sea desmontable, pero hay que tener cuidado para que la mantequilla no gotee).

Extendemos en él la masa y con una cuchara la vamos prensando y alisando para que quede compacta. Tras esto, guardamos el molde en el frigorífico durante media hora mientras preparamos el resto de la receta.

Para la Crema:

En la batidora mezclamos la Ricotta Galbani con la Nata Fresca Président (reservar un par de cucharadas de nata para luego), el azúcar glas y la esencia de vainilla.

Disolvemos la gelatina sin sabor en agua fría y la colocamos en un cazo en el que añadimos un par de cucharadas de la nata fresca Président. Lo ponemos a fuego lento y removemos hasta que los ingredientes se integren bien. Tras esto dejamos reposar la mezcla hasta que se enfríe. Una vez fría la mezclamos con la preparación de la ricotta.

Para preparar el chocolate blanco y las fresas empezamos por laminar el chocolate y cortar las fresas en cubitos para después unir todo a la mezcla de ricotta.

Para terminar, sacamos la base del frigorífico y vertemos la mezcla de nuestra tarta de queso. La devolvemos a la nevera
y la dejamos reposar durante cuatro horas.

Para servir la tarta, la desmoldamos y la colocamos en la fuente que hayamos elegido. Cortamos más fresas a la mitad y decoramos toda su superficie con ellas. Además, puedes regar también con un poco de mermelada de fresas o unas hojitas de menta para dar el toque final.