Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ingredientes

  • 4 lonchas de Queso Tierno El Ventero
  • 4 muslos de pollo deshuesados
  • 2 cebollas
  • 2 manzanas
  • 1 loncha de jamón o bacon
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 4 dientes de ajo
  • ½ pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 vaso de Brandy o coñac
  • Pasas
  • Piñones
  • Avellanas tostadas sin pìel
  • Almendras tostadas sin piel
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva

Paso a paso

Lo primero que debemos hacer es salpimentar los muslos de pollo, previamente deshuesados. Tenemos que rellenar cada uno de ellos con una loncha de Queso Tierno El Ventero y una loncha de jamón. Luego enrollamos todo con cuidado y lo atamos con un hilo de bridar (podemos pedirlo en la propia carnicería donde compremos el pollo). Es importante hacer bien este paso y atar bien nuestros redondos de pollo para que luego no se nos deshagan al cocinarlos.

En una olla añadimos un buen chorro de aceite de oliva y cuando esté bien caliente, doramos los redondos de pollo para marcarlos bien. Cuando estén listos los retiramos del fuego. Luego seguiremos con su cocinado.

Pelamos la cebolla y la cortamos bien picada, junto con los ajos y los pimientos y los sofreímos en la misma cazuela en la que hemos marcado el pollo.

Pelamos y cortamos las manzanas y las añadimos a la olla, incorporando de nuevo el pollo. Dejamos que todo se cocine durante 5 minutos.

Mientras el guiso se prepara, en un mortero picamos todos los frutos secos para luego incorporarlos al guiso junto con el vaso de brandy. Dejamos que se evapore un poco el alcohol. 

El resto del caldo lo vamos incorporando cuando veamos que se va reduciendo mucho la salsa, moviendo de vez en cuando también los redondos de pollo para que se cocinen igual por todos los lados.

Cuando nuestro redondo de pollo con queso esté listo, lo retiramos del fuego y la salsa la trituramos o la pasamos por un chino.

El redondo lo cortamos en rodajas y podemos servirlo ya con la salsa incorporada o ésta en una fuente para que cada comensal se la sirva. 

¡Ya tenemos listo nuestro plato!