X

¡El helado más fresco!

<

Ingredientes

Puntúa este artículo

Paso a paso

Para comenzar con nuestro helado de queso fresco El Ventero Artesano, debemos desmenuzar nuestro queso hasta que quede muy cremoso dentro de un bol grande.

Después, añadiremos la nata, la leche y el azúcar. Mezclamos los ingredientes con una varilla hasta conseguir una mezcla uniforme. Podemos ayudarnos de un chino para conseguir la textura perfecta de nuestro helado de queso fresco.

Cuando tengamos la textura deseada la guardaremos en la nevera en un recipiente con tapa hermética durante al menos 24 horas a unos 3º centígrados para que se asiente y enfríe. 

Una vez pasado el tiempo de reposo, sacaremos nuestro helado y empezaremos el proceso de mantecado. Si no tenemos una máquina especial para hacer helados, podemos utilizar una batidora a baja velocidad y con varillas de montar nata o claras de huevo. Batiremos nuestra mezcla hasta conseguir una textura ligeramente espesa y así evitar que se cree hielo.

Ahora toca introducirlo en el congelador durante un mínimo de media hora, para luego volver a sacarlo y mantecarlo de nuevo como hemos hecho en el paso anterior.  

Debemos repetir este proceso un mínimo de 5 veces cada 30 minutos hasta que comprobemos que nuestro helado de queso fresco ha conseguido la cremosidad y el frío óptimos. 

Una vez tengamos la textura perfecta, lo introduciremos de nuevo en el congelador cubriendo la mezcla con una tapa. Así, debemos dejarlo durante dos horas. ¡Y listo!

Puedes servirlo directamente desde el recipiente donde está el helado en el frigorífico con ayuda de un sacabolas, o si te apetece presentarlo de una forma más creativa, puedes usar  moldes para helados y servirlos individualmente. 

Después de esto, ¡ya podremos disfrutar de nuestro helado de queso fresco El Ventero! 

Puntúa este artículo




>