X

Queso Roquefort

El roquefort es el primer queso del mundo con Denominación de Origen Protegida

El roquefort es un queso francés del tipo queso azul, elaborado con leche de oveja coagulada, con enmohecimiento natural. Proviene de la región de Causses del Aveyron y tiene su propia Denominación de Origen Protegida (DOP) desde 1925.

Este tipo de queso azul se elabora exclusivamente con leche de oveja de raza Lacaune, ya que es la única que puede vivir en las difíciles condiciones climáticas de la región de Causses.

Su cuerpo es blanco y azul intenso con venas grandes y numerosas cavidades. Su textura es suave, cremosa y fundente, fácilmente untable.

Tiene un sabor intenso, potente y largo; algo salado y levemente picante.

El queso roquefort, por su olor, puede causar rechazo en un primer momento, aunque os aseguramos de que es un queso muy valorado y catalogado como un queso de un gran sabor por el sector más profesional.

Aprende más sobre este intenso queso.

Origen del queso roquefort.

El queso roquefort francés fue el primero en el mundo en conseguir una denominación de origen protegida.

Los primeros escritos en los que se nombra al queso roquefort datan de 1070, tiempo de los Carolingios. Desde entonces, la historia del roquefort sigue estando vinculada a Roquefort-sur-Soulzon Combalou, gracias a que el rey Carlos VI decidió en el siglo XV conceder al pueblo de Roquefort la producción exclusiva de estos quesos y a que hizo de sus cuevas lugares protegidos.

Más tarde Diderot, otorgó al roquefort el título de rey de los quesos y por fin en 1925, el queso roquefort recibió la primera Denominación de Origen Protegida reconocida.

Desde entonces, la zona geográfica que acoge la AOP Roquefort es la de la provincia de Aveyron, donde se encuentra el pueblo de Roquefort-sur-Soulzon, siendo este el único pueblo reconocido como zona de afinado.

 

Elaboración y características del queso roquefort

El proceso de elaboración del queso roquefort comprende varias etapas tecnológicas:

La primera de ellas tiene que ver con la recogida de la leche cruda de la oveja Laucane. Esta leche se cuaja con cuajos naturales de origen animal con alto contenido en lipasas.

Pasadas 2 o 3 horas de cuajado, la cuajada se corta en cubos y pasadas otras 2 horas se agita, se troceada y se pasa al desuerado.

Una vez separada la cuajada del suero, se moldea el queso en unos moldes y se pulveriza con los cultivos lácticos. En el caso del roquefort se utiliza el hongo llamado Penicillium roquefortii.

Estos moldes se prensan colocando unos pesos durante 2 o 3 días. Pasado el prensado y desuerado,los quesos se salan frotando con sal seca.

La fase madurativa se realiza en dos tiempos: pasan una primera etapa en cámara frigorífica con una temperatura controlada de entre 8 y 10º y una humedad de 90 a 95%. La segunda etapa la desarrollan en cuevas o cavas naturales. Durante esta etapa, el picado se realiza con agujas metálicas para favorecer que el queso se airee bien y los hongos crezcan en su interior. El afinado del queso en esta etapa, se mantiene durante un mínimo de 90 días y un máximo de 150.

Una peculiaridad del queso roquefort es que sólo se produce durante 6 meses: desde abril hasta octubre. Para satisfacer la demanda de queso durante todo el año, las piezas se mantienen en una cámara a cero grados.

El resultado es un queso roquefort cilíndrico, que se envuelve en papel de aluminio, y se marca con el sello de la AOP. No tiene corteza y su color es blanco pálido. En su interior encontramos vetas y ojos de color azul verdoso.

Recetas y sugerencias de presentación

El queso roquefort es un tipo de queso que por su intenso aroma y sabor es perfecto para dar vida a otros alimentos y para crear combinaciones impactantes llenas de sabor e intensidad.

¿Quieres saber cuál es la mejor manera de combinar el queso roquefort según sus propiedades organolépticas?

  • Con carnes: este queso, combina con Jamón de Bayona y con pan tostado y pan de chapata. De la combinación de estos 3 elementos resultará una deliciosa tosta o un bocadillo de los más apetitoso. También es el compañero ideal para nuestro solomillo de cerdo ibérico. Prueba a acompañarlo con una deliciosa salsa al roquefort y unas verduras al horno.
  • Pastas: la pasta con salsa de queso, ¡un clásico italiano irresistible! Prueba los tagliatelle al roquefort con pimienta molida, no dejan indiferente a nadie.
  • Setas: nuestra receta estrella con queso roquefort es esta: Magret de pato con migas de setas y roquefort. Si lo que buscas es una receta gourmet para una cena especial o una celebración, prueba con esta combinación. Las setas le aportan al conjunto un toque de bosque, y la suave salsa de roquefort la intensidad que se merece el magret de pato.
  • Pescados: el salmón acompañado de roquefort es un clásico entre los clásicos. Una combinación potente y sabrosa donde las haya para crear aperitivos, tostas y canapés. ¡Una explosión de sabor!
Puntúa este artículo