Queso Ridder

Queso de autor, creado en Noruega

Por Sven Fenelius en 1969, se popularizó rápidamente dentro y fuera de las fronteras escandinavas.

Presentado en forma de pequeñas ruedas planas y con la corteza lavada, el Ridder es denso, dulce y mantecoso, tiene un toque de frutos secos y desprende un aroma afrutado que se torna más pungente a medida que pasa el tiempo.

Es un queso con personalidad suficiente como para comerse solo, en una tabla de quesos, si bien marida bien con vinos tintos y, en su país natal, se suele acompañar con arándanos, grosellas y otros frutos del bosque.

Puntúa este artículo