X

Queso Requesón

Un derivado lácteo sabroso y equilibrado que puede ser tu complemento ideal para cuidarte

Características del requesón

Puede que a muchos la palabra “requesón” nos traiga recuerdos de las vacaciones de Navidad de cuando éramos niños. Por cada pastorcillo alrededor del Portal de Belén, había un zurrón. Y dentro de cada uno, aunque nunca se viera, lo ideal es que hubiera un trozo de membrillo y otro de requesón. (De hecho, ¿quién no ha cantado en esas fechas la canción de “requesón, manteca y vino”?

Si hay un queso ligado a la familia y a la nostalgia, ese podría ser el requesón, ¿no os parece? O ricotta, como lo llaman en países latinoamericanos y, por supuesto, en Italia (allí ricotta vino del latín, recocta, que significa recocida).

Tiene un sabor suave, delicado y característico. Se consume fresco, sin prensar, madurar ni salar. ¡Y rápido! Porque es un producto altamente perecedero. (Lo bueno, sobre todo en la mesa, suele durar poco).

Es por ello una gran opción para combinarlo en ensaladas o entrantes. Y en Italia, donde es fundamental en su gastronomía, se usa habitualmente como relleno en las mejores pastas.

Origen del requesón

Su origen se debe a la fermentación del suero de queso. Es decir, nos basamos en el suero resultante de la producción de otros quesos. Y lo ideal es calentarlo a 90 grados para conseguir una masa mantecosa y blanquecina de sus proteínas.

 

Propiedades

Este derivado del queso está recomendado a todos, ya que la presencia de proteínas es muy alta.

Así, veremos que su proporción de proteínas es el cuádruple que la misma cantidad de leche y el doble de las que encontraremos en cualquier yogur. Y en cuanto a la clase de proteínas, la lactoalbúmina y la lactoglobulina, tienen alto valor nutricional.

¿Por qué ocurre esto? Porque el requesón contiene más seroproteínas, o proteínas conseguidas del suero, muy beneficiosas para nuestro organismo, pues cuentan con los principales aminoácidos.

Sobre la lactoalbúmina:

  • Podemos destacar su función antioxidante, que protege al organismo de los temidos radicales libres.
  • Su alto contenido en triptófano, ayuda a procesar la serotonina, un neurotransmisor que contribuye a mantener a raya el estrés y nos capacita para poder tener un buen estado de ánimo.
  • Sube los índices de melatonina, la hormona con la que regulamos nuestros estados de sueño y vigilia.
  • Los aminoácidos que presenta ayudan a recuperar los músculos tras un esfuerzo y a mantenerlos en perfecto estado.  
  • Potencia el rendimiento del ejercicio físico. Así que es ideal para quienes se enfrentan a practicar deporte.

Respecto a su contenido en grasa, diremos que es una de sus principales ventajas. A saber: El requesón contiene la mitad de grasa que un queso fresco y cinco veces menos grasa que un queso cabrales, un exquisito queso de cabra, un roquefort o un queso curado.

También cabe mencionar que el requesón es uno de los quesos más digestivos. Por tanto, menciónaselo a quien a tu alrededor tenga el estómago delicado. El requesón será un sabroso aliado.

 

¿Cuál es la diferencia con la ricota?

La forma de elaboración del requesón y el método de elaboración de la ricotta son el mismo. Y ambos se producen desde el suero resultante de la producción de otro queso.

También podrían compartirse las recetas e ideas de maridaje, pero la principal diferencia es el animal de donde sale la leche.

El requesón fabricado en España se obtiene a partir de leche de cabra, oveja o vaca. Y cada vez más, solo de vaca. Pero en Italia, más concretamente en Sicilia, también se usa para su producción la leche de búfala.

¿Cuáles son los beneficios de la leche de búfala?

  • No tiene lactosa
  • Tiene menos colesterol que la leche de vaca
  • El 58% más de calcio que la leche de vaca
  • 40% más de proteína que la leche de vaca
  • Su sabor es menos intenso que el de cabra, pero más contundente que el de vaca
  • Es una opción a considerar (consultando primero con médico o profesional alergólogo) para los alérgicos a la proteína de la leche de vaca

 

¿Te atreves a elaborar tu propio sucedáneo de requesón?

Hoy el día el Do it Yourself no es solo una tendencia, sino una manera de identificarnos, expresarnos y hacer el día a día y todo lo que consumimos un poco más nuestro. Por eso, si quieres hacer el experimento con los más pequeños y dejar actuar a la química de una forma natural y sin riesgos, es posible. Sigue leyendo y te decimos cómo:

Necesitarás:

  • Leche fresca del día, al menos un litro
  • Varios limones o vinagre, lo que luego llamaremos “ácido”

¿Y qué hacer con esto? Vamos allá. Empieza por calentar la leche a unos 37 grados, pero sin que llegue a hervir.

Entonces, añade el ácido (obtenido de vinagre o de los limones). Bastan dos cucharadas soperas por cada litro de leche. Presta atención, porque verás una reacción química delante de tus ojos. El pH de la leche se reduce, la leche se vuelve ácida y poco después, “se corta”.

A continuación, veremos que hay dos partes. La líquida, que será el suero y la sólida, que será el requesón. Si esperamos una hora, la separación será completa y ya podremos filtrarla con una gasa o un paño.

El sucedáneo de requesón ya es nuestro. ¡Buen provecho!  

Puntúa este artículo