Queso Passendale

El municipio flamenco de Passendale

Tristemente célebre por los combates que allí se libraron en la I Guerra Mundial, lo es también por sus quesos de pasta amarilla pálida, cremosos y suaves al paladar, elaborados con leche pasteurizada de vaca.

El rasgo diferencial del Passendale es su forma, que recuerda a una hogaza de pan, y el hecho de que su corteza de color marrón claro es comestible.

Además de la versión clásica, se comercializa un Passendale madurado durante seis meses y que tiene un sabor más marcado que el más joven, cuyo periodo de añejamiento es de entre uno y dos meses.

Puntúa este artículo