X

Queso Maasdam

Por sus característicos agujeros y su sabor, a este queso se le conoce como el emmental holandés

Características del queso maasdam

El queso maasdam, dulce y afrutado, es un tipo de queso holandés elaborado en el pequeño pueblo de Maasdam, del que toma su nombre.

Es un tipo de queso semi duro y de consistencia cremosa, su corteza es fina y encerada y su pasta es de color anaranjado suave.

Durante su fermentación se forman en su interior sus característicos agujeros por efecto de la bacteria Propionibacterium freudenreichii.

El sabor de este queso es suave y mantecoso, con notas incluso dulces y afrutadas y el aroma recuerda a frutas y frutos secos como nueces.

Origen del queso holandés maasdam

El origen de este queso lo encontramos a principios de siglo XX, ligado al deseo de ofrecer una alternativa comercial más económica al queso emmental suizo. Y aunque se parece a este último, el maasdam contiene más agua y por lo tanto es más tierno y húmedo y con un sabor más dulce.

La demanda del maasdam desde entonces ha ido aumentando, y hoy en día es fácil de encontrar en la mayoría de los países del mundo.

 

Elaboración del queso maasdam

La producción de este queso no está regulada bajo ningún consejo ni denominación de origen. Para su elaboración se parte de leche pasteurizada de vaca que es coagulada con enzimas autorizadas, para posteriormente cortar y calentar a 50º. Posteriormente se separa el suelo de la pasta que es colocada en moldes y prensada para retirar el exceso de agua. El queso maasdam fermenta a una temperatura controlada de 20º durante un mínimo de 3 semanas, bastante más rápido que otros quesos holandeses.

En la fase siguiente tiene lugar el salado en salmuera o por salación en seco, y el lavado, a intervalos regulares para finalmente pasar al envejecido de las piezas.

Recomendaciones e ideas para su consumo

El queso maasdam por su sabor afrutado y suave es perfecto para consumir solo en el desayuno o en aperitivos y bocadillos.

Su contenido en grasa lo convierte en ideal para rallar y gratinar, así como para fundir sobre platos calientes como por ejemplo sobre fajitas mexicanas de pollo

Combina a la perfección con vinos del tipo syrah.

Puntúa este artículo