Queso Cottage 

Súmate a la fiebre de los quesos saludables

Características del queso cottage

La popularidad del queso cottage ha ido aumentado durante los últimos años. Y no es de extrañar, ya que su alto contenido en proteínas y en nutrientes esenciales y su bajo contenido en calorías, lo convierten en un queso ideal para las dietas saludables.

Este queso inglés, tiene una textura granulosa y a su vez es cremoso. Su sabor suave y poco ácido lo hacen un queso extremadamente versátil, que puede usarse desde como complemento a las ensaladas, hasta como postre en sí mismo.

¿Quieres unirte a la fiebre saludable del queso cottage?

 

 

 

 

 

 

 

 

Los orígenes del queso cottage en Europa

El origen del queso cottage es tan antiguo como el propio consumo de queso en los países de Europa central. De hecho, se cree que el queso cottage es lo más parecido al primer queso creado en la historia.

A pesar de que los norteamericanos han llegado a creer que el queso cottage es de su propia invención, fue creado por los trabajadores rurales de Europa, que habían comenzado a elaborar el queso durante siglos antes de que cruzara el Atlántico.

Parece que la expresión cottage cheese “queso de cabaña” surgió de la costumbre de elaborar quesos sencillos en casas rurales a partir de cualquier leche sobrante tras preparar mantequilla. El término fue usado por vez primera en 1848.

 

Elaboración del queso, derivado directamente de la cuajada

A lo largo de la historia y con los avances tecnológicos, ha habido cambios en la elaboración del queso cottage, por eso se pueden encontrar quesos cottage muy dispares según el proceso de elaboración seguido: industrial o artesano.

Este queso blando se elabora siempre a partir de leche fresca, cuajo y sal. Al no someterse a ningún proceso de deshidratación, compresión ni maduración, mantiene un sabor suave y ligero.

El queso cottage se elabora con leche de vaca pasteurizada. Existen diferentes versiones de este queso, en el que en realidad no importa la concentración de la grasa en la leche. Puede ser elaborado con leche:

  • Entera
  • Semidesnatada
  • Desnatada

La leche se somete a un proceso de elaboración en la que importa más la propensión natural para cuajar que tiene la leche tibia, que de la adición de cuajo en sí.

Una vez formada la cuajada, que es blanda y floja, se corta en cubitos pequeños y se calienta suavemente en el propio suero hasta que alcance la consistencia y textura deseadas.

En la siguiente fase, se deja escurrir el suero sin prensar y la cuajada que ha quedado grumosa, se enjuaga con agua fría para quitar el exceso de suero y lactosa.

Generalmente se le agrega sal y un poco de leche o nata y actualmente, existen en el mercado variedades aromatizadas con especias para conseguir otros sabores y aromas.

 

Propiedades y beneficios del queso cottage

El queso cottage representa casi el 25 por ciento del queso consumido por los norteamericanos, ya que cuidan especialmente su dieta.

Su principal ventaja es que se trata de un queso con bajo contenido en calorías, bajo índice glucémico y prácticamente sin grasa, por lo que es ideal para adelgazar o perder grasa. Los carbohidratos se presentan en muy poca cantidad, siendo un motivo más por el que se consume en dietas de adelgazamiento.

El queso fresco cottage, además, es muy rico en caseína, una proteína de digestión lenta que permite mantener una sensación de saciedad por más tiempo.

Su alta cantidad de proteínas y aminoácidos esenciales es especialmente interesante para ganar músculo y es ideal para quienes practican deporte y quieren mejorar sus capacidades como la fuerza, hipertrofia, resistencia…

Con respecto al aporte de calcio, una simple taza de queso cottage supone un 10% de la cantidad diaria recomendada.

 

Sugerencias de presentación

El queso fresco cottage por su suavidad y cremosidad nos ofrece multitud de posibilidades gastronómicas. Se puede incorporar a nuestros platos sustituyendo ingredientes más calóricos como la nata; con el podrás preparar todo tipo de salsas e incluso aderezos.

Sobre pan integral o tostadas, constituye un desayuno ideal, compuesto de carbohidratos y proteínas. Y si la dieta no es un problema para ti, un toque de mermelada, miel o frutas picadas como el mango le aportará el toque dulce.

Puedes probarlo para rellenar crepes o tortitas dulces, o para acompañar una manzana asada.

En cuanto a recetas saladas, el queso cottage es ideal para aportar proteínas a tus ensaladas. Aderézalo con una cucharadita de mostaza y cebollino y añádelo a tu ensalada para darle un toque más suave.

Apúntate este truco: el queso cottage puede sustituir a la mayonesa en multitud de preparaciones, y es mucho más ligera y sana que ésta última. Prueba a usarlo para hacer una ensaladilla ligera o en un sándwich con lechuga, atún y tomate.

Por último, con un poco de lima, cilantro y pimienta constituye una salsa sorprendentemente sabrosa para dippear tortitas de maíz o verduras tipo crudités.

Queso Cottage
4.6 (92%) 5 votos