X

Material descargable

Esta crema es perfecta para aquellos amantes del queso que echan de menos la intensidad y cierto grado picante en los quesos cremosos. 

Se trata de una crema suave, ligera y con cierto carácter graso, con un olor intenso que nos recuerda mucho a la corteza de los quesos puros de oveja, con cierto matiz torrefacto.

En boca, el primer sabor que distinguimos es a leche de oveja y una sensación de aceite de oliva. Esos primeros gustos se difuminan al instante para dejar paso al cuerpo y peso del gusto acidificado y afrutado a grano seco, pudiendo recordarnos a avellanas o nueces.

Flor de Esgueva Crema es perfecta para untar sobre pan de centeno.

Si nos gusta experimentar, también podemos untarla sobre pan de tomate y aceitunas e incluso sobre una tosta con semillas de calabaza.

Podemos añadirle un poco de romero que conseguirá dejar un sabor más refrescante.

Para los más cerveceros, su maridaje perfecto sería una cerveza Lagger, ya que provoca un gusto muy agradable, dejando de lado la acidez original de la crema.