X

Material descargable

Se trata de un queso suave debido a su naturaleza. A pesar de ello, refleja cierta intensidad al retrogusto, evocando a la leche de oveja pura.

Es un queso elástico y fundente en boca, con cierta humedad, pero nada viscoso. La sensación de adherencia refleja un correcto punto de cuajada, cosa que el paladar agradece, ya que provoca que tengamos varias texturas en boca.

Flor de Esgueva Fresco tiene un aroma láctico que quizás recuerde a la leche fresca o a la cuajada, con un efímero matiz a leche cocida.

En cuanto al sabor, está muy bien definido el gusto a cuajada fresca, acompañada de una breve sensación animal, que es lo que le da ese retrogusto algo intenso.

Es un queso perfecto para acompañar con una mermelada de frutos rojos y nueces o con una fina lámina de membrillo.

Si queremos arriesgar, combinarlo con unas anchoas lo convierte en el aperitivo ideal previo a una comida en buena compañía.

En cuanto al maridaje, un espumoso rosado de gusto ácido y dulce sería la opción más acertada.