X

Cómo organizar una cena solo con quesos

Tienes visita en casa, no sabes qué preparar, te apetece algo rico… ¡tenemos la solución! Organizar una cena a base de quesos.

¡Y es que no se no se nos ocurre mejor forma de recibir a nuestros invitados que con una bandeja de queso! Pero si lo que queremos es hacer algo más formal y convertir este alimento en el ingrediente principal de nuestra reunión, te vamos a dar las claves para que no te falte de nada. 

Lo más importante: seleccionar los mejores quesos

Aunque en otro de nuestros artículos os hablábamos de cómo preparar la tabla de quesos perfecta, esta vez buscamos más libertad y que cada comensal pueda elegir el queso que más le guste, por ejemplo, dividiendo una mesa según el país de origen de cada queso e indicando su procedencia o el nombre de cada una de las variedades con cartelitos.

Lo ideal sería cortar cada queso en cuñas y tener una mezcla variada que incluya quesos de pasta blanda, como pueden ser el camembert o el brie, de corteza más dura, como los quesos curados elaborados con leche de oveja (aquí sin duda nosotros seleccionaríamos cualquiera de la gama de Flor de Esgueva porque nos encanta), algún queso crema untado ya sobre rebanadas de pan y para los amantes de los sabores fuertes, algún queso azul como el gorgonzola

Lo importante es que mantengas los quesos en la nevera y que los saques entre 15 y 30 minutos antes para que se mantengan a temperatura ambiente justo cuando lleguen tus invitados.

El maridaje 

Si hablamos de maridajes con quesos, lo primero que se nos viene a la cabeza es acompañarlos con una copa de vino, pero debes saber que no es la única opción.

También hay quesos que quedan muy bien si los acompañamos de una copa de sidra o de cava, así que, si quieres tener cubierto todas las opciones, ya sabes que además de unas botellas de vino tinto y otras de blanco, tienes muchos más recursos.

El pan

El pan es un producto indispensable si queremos preparar una cena de quesos. Y es que con la gran variedad de panes con la que podemos contar, al menos deberíamos tener un par de ellos.

No pueden faltar algunas tostadas por si queremos untar algún queso, o picos a la hora de mojar en cremas.

Puedes elegir algunos panes un poco más especiales como los de centeno, o con ingredientes como las nueces y las aceitunas.

El toque dulce

¡El dulce y el queso nos encantan! Así que nada mejor que acompañar nuestro producto favorito con un poco de fruta fresca como pueden ser las uvas, los frutos rojos o las manzanas.

Y no solo podemos tomarlas tal cual, sino que podemos disfrutarlas en deliciosas mermeladas.

El membrillo o la miel tampoco pueden faltar en nuestra cena de quesos, así te aseguras de tener preparada la mesa más completa. 

Frutos secos

Además de la fruta, los frutos secos serán un magnífico acompañamiento. 

Podemos elegir entre: las nueces, las uvas pasas, los orejones, las almendras o las avellanas, y servirlas en alguna cesta o junto a las bandejas de nuestros quesos.

Elige al menos dos variedades diferentes de frutos secos para que no te falte de nada.

Ya solo te queda una cosa, ¡disfrutar de la mejor cena con queso!