Descubre por qué este queso no es antiguo, sino ETERNO

Tras redescubrir en el año 2010 la tumba de Ptahmes, había sido abandonada por saqueadores de tumbas en el siglo XIX, un equipo de científicos de las Universidades de Catania y el Cairo han descubierto que lo que podrían ser restos del queso más antiguo jamás encontrado.

Este increíble hallazgo se produce cuando en el interior de la tumba de este oficial de alto rango (durante los reinados de Seti y de Ramsés II), se encontraron diferentes vasijas de barro.

En una de estas vasijas, cubierta con lienzos o lona, los arqueólogos egipcios y los científicos italianos, encontraron lo que parecía ser una blanquecina que, una vez estudiada y analizada en la Universidad italiana de Catania, se confirmó que se trataba de un producto lácteo, elaborado con leche de vaca, de oveja o de cabra.

Pero ¿cómo sabían que se trataba de un queso y no de cualquier otro producto?

Los científicos decidieron estudiar no solo la composición de esta sustancia, sino cómo se había intentado conservar dentro de la tumba. Al parecer, las vasijas estaban conservadas tapadas con un trozo de lienzo o de lona, con la que intentaban conservar de la mejor manera posible el alimento que estaba en su interior.  

Por todo ello, pudieron llegar a la conclusión de que únicamente podría estar conservando algún tipo de alimento sólido, por lo que estaríamos hablando de un queso de más de 3.200 años.

Ilustración del arte egipcio grabado en la pared